viernes, 12 de octubre de 2012

El antikirchnerismo acérrimo llevó a la Naranja de Prensa a defender a Lanata, ¿no será mucho muchachos?

Este blog no se escribe para quedar bien con nadie, acá no somos lameojetes del kirchnerismo, ni del magnettismo, ni del trotskismo,  ni del macrismo, ni del Fapismo, ni de nada. Cuando algo nos perece absurdo lo decimos y listo, por suerte no tenemos que responder a pautas publicitarias, a cadenas de mandos, a amiguismos, ni tampoco a lealtades estúpidas. Leímos un texto subido por nuestros compañeros de la Naranja de Prensa que la verdad, podrían haberse ahorrado muchachos!. Uno entiende la bronca que hay en muchas cosas con este gobierno pero de ahí a defender y creer la historia circense de la persecución a Lanata hay un trecho muy largo... pero muy largo cumpas eh!. Recuerden que este es el mismo "Jorge" que cagó a los trabajadores de Crítica y luego de coquetear con Magnetto se fue a laburar para Albertico "Muñeco" Pierri. Sabén qué pasa? hay un límite para criticar al cristinismo y sus esbirros, diría Víctor Hugo, y es precisamente caer en la repetición del discurso berreta de vieja indignada en la peluquería de Belgrano que tienen Clarín, La Nación y Perfil. Tampoco vamos a decir como dicen los camporistas aneurados que esa runfla es el eje del mal en la Argentina y que con ir por ellos se solucionan todos los problemas del país, pero eso si, reconocemos que esa yunta es emisora de mamarrachos tales como la idea de que esta administración es una dictadura, que Cristina es bipolar, que Boudou se tira pedos y que Moreno es una suerte de Charles Manson. Reiteramos, nuestra consigna permanente: al kirchnerato se lo debe correr por izquierda básica. ¿Qué es izquierda básica??... bueh!!... es dar a conocer cualquier dato de la realidad política, social y económica que revele que nada es como se dice desde la Rosada. Por ejemplo, la desocupación "bajó" porque contamos como ocupados a quienes tienen planes sociales, la distribución de la riqueza sigue siendo la misma de siempre porque quienes se la llevan de verdad son los bancos, las multinacionales, las financieras, la Unión Industrial Argentina, la Sociedad Rural, y la corporación política que tranza con ellos. La represión de papanatas como Berni sigue recayendo en los pueblos originarios, las organizaciones sociales (que quedan fuera de los subsidios estatales) y los grupos que luchan contra la megaminería, las pasteras internacionales, y todos los que explotan a gusto nuestros recursos naturales.Así que amigos, hay que apuntar a eso y parar con las novelas de héroes y villanos que nos cuentan los Bonelli, Alfano, Fontevecchia, Pagni, Morales Solá, Van der Kooy y Mariano Grondona. Si caemos en esa, pasa lo que siempre le pasó a la izquierda nacional, de bronca al mitrismo y a los liberales termina golpeando las puertas de  los cuarteles, o adaptándolo a los tiempos que corren, llamando a las puertas del magnettismo y su troupe impresentable de opositores. Reclamamos que nuestra crítica al kirchnerismo no nos lleve a repetir las sanatas mediáticas de Bullrich, Pinedo, CarrióAmadeo, Michetti, Aguad, Gerardo Morales, Sanz y De Narváez. No acabemos en la contracara de muchos de los seguidores descerebrados de CFK conviertiéndonos en antikirchneristas bobos, reflexionemos colegas, todavía estamos a tiempo!! 

4 comentarios:

F. Fabian S. dijo...

buenisimo..!

Anónimo dijo...

Lanata puede ser detestable y su programa tendencioso y malísimo. Igual que Cynthia García y 6,7,8.
Pero me parece muy bien que se repudien hechos como los que sucedieron, más allá de la ideología de quién los sufre. De acuerdo con La Naranja de Prensa y en desacuerdo con Notero de a Pie en esto.
Saludos cordiales.

youth dijo...

Tampoco coincido con este post. Por una parte creo que es claro en el escrito de la Naranja la opinión que tienen de Lanata.

Y por otra parte, también se deja en claro que la patronal sólo se limitó a utilizar políticamente lo sucedido en lugar de defender a sus empleados.

Por último, es cierto que acá se trata de creer o no creer. Sólo dan fe de lo que pasó los que estuvieron allí. En caso de que uno crea que esos sucesos de apriete existieron [por más magnificados que sean], no se puede hacer vista gorda. Y no se trata sólo de Lanata. Imagino que otros periodistas más que estuvieron con él habrán sufrido las presiones mencionadas.

Sebastián dijo...

Muy buen blog por cierto, pero no comparto en este caso, el comunicado mencionado dice y cito:
" Esta vez, la figura de Jorge Lanata, un patrón, enemigo de las reivindicaciones y principales luchas del gremio, fue la coartada de los cobardes para subordinarse al poder de turno..."
El reclamo de la Naranja no es por Lanata, sino por la agresión que sufrió el equipo de periodistas que lo acompañaba.

"Los propios trabajadores agredidos explicaron la forma en que fueron abordados por personas que no se identificaron, "

y finálmente:
"La patronal de Canal 13/TN, por su parte, no ha ido más allá de la utilización propagandística del suceso."

Yo veo un artículo que justamente, busca ponerse en una posición independiente a la pelea Clarín, K.