martes, 28 de julio de 2009

Alberto Fernández, el Camaleón Mediático

Alberto y van der Kooy, "Dos tipos geniales"
En la últimas horas en ámbitos periodísticos circuló la versión de que el gobierno (Néstor y Cristina, en ese orden) recibió muy mal la llegada de su ex jefe de gabinete, Alberto Fernández, al Diario Critica en su nueva versión de columnista estrella, o estrellado. Sin embargo, hay que decir que tener en cuenta que el novio de Vilma Ibarra sigue siendo parte integrante del directorio de Papel Prensa en representación del Estado (acá les dejo la conformación del mismo que publicó La Nación en abril pasado). Esta novela de amor-odio entre Magnetto, Néstor y el bigotudo viene de lejos, resulta que una de las cosas que Kirchner le reprochó a su ex mano derecha antes de eyectarlo del poder, fue que empezó siendo el representante del gobierno ante Clarín y terminó siendo lo contrario. En sus épocas de gloria, Alberto junto al ahora también alicaído Enrique Albistur tenía el control total sobre el Sistema Nacional de Medios Públicos. Pepe ejercía su poder sobre Radio Nacional mediante su delfín García Caffi y hasta tenía amantes manejando producciones en Canal 7. En este último, Fernández puso al frente a su fiel ladera Rosario Lufrano e inclusive proyectaba que la nueva radio de los porteros (proyecto trunco por ahora) funcionara en el mismísimo edificio de Maipú 555. Luego el expresidente decidió poner coto a la hegemonía albertista y esa fue la gota que rebalsó el vaso concluyendo con la salida "ordenada" que todos conocemos. El problema es que Kirchner sabe que "El mexicano" tiene menos escrúpulos que él. Es uno de los pocos hombres de su entorno al que nunca subestimó. Los une un pasado de "amistad y respeto" con Domingo Cavallo, nada más y nada menos.
Ustedes habrán notado que el Grupo Clarín siempre impone a este hombre en sus principales programas "periodísticos". Por momentos uno siente que Fernández es una suerte de Oráculo de Delfos. El operador es consultado con insistencia por los empleados del año de Ernestina, hablamos de Bonelli y Silvestre, Nelson Castro y el propio Joaquín Morales Solá.
Lo cierto es que el Camaleón Mediático supo posicionarse, con el apoyo de sus cómplices del gran diario argentino, entre ellos su compañero de tertulias Eduardo van der Kooy, como el ex hombre fuerte del kirchnerismo que ahora se ha vuelto crítico, y que incluso, en medio de la debacle K se da el gusto de escribir para el matutino del gallego Antonio Mata, quien odia a los Kirchner luego de su mala experiencia en Aerolíneas Argentinas. El perverso Albertico sabe capitalizar en su favor la bandada de enemigos que Néstor y Cristina han sabido sembrar en estos seis años. De todos modos, no hay que olvidar que este señor fue el máximo defensor de lo que hoy simula criticar. Además, les podemos asegurar que no le va a faltar tiempo ni astucia para aparecer abrazado en cualquier momento al Lole Reutemann, Scioli o al Colorado Nefasto de De Narváez como si nada hubiera pasado nunca.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

MUY BUEN POSTEO, FERNÁNDEZ ES UN GRAN HIJO DE PUTA Y TRAIDOR. COBOS ES UN PEREJIL AL LADO DE ESTE SORETE!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Brian, rosarino en el Chaco dijo...

Coincido. Alberto es un tránsfuga. No es nuevo, siempre lo supimos. Solo una corrección. Integró Papel Prensa como representante del Estado cuando fue Jefe de Gabinete, supongo que ahora esa indeseable tarea le corresponde a Aníbal Fernández, como hasta hace poco la desempeñó Sergio Masita.

Saludos.

Anónimo dijo...

aunque parezca mentira es así. Alberto sigue perteneciendo a Papel Prensa

Anónimo dijo...

MONTONERO FERNÁNDEZ!! RE-NUN-CIE!!